Por: César Augusto Dávila

Los expertos en cosmobiología-como mi engreída “Agatha Lys”-
afirman que la palabra “Horóscopo”, quiere decir: “Doy La Hora”
añadiendo que su origen, es imposible de fechar, pues parece
haber nacido junto con el fuego, mucho antes de la rueda y a la
par de la vieja inquietud humana, por conocer las sorpresas del
del destino, los avatares de la guerra, las grandezas y miserias
del poder político, las angustias de la fortuna y-desde luego- las
alegrías y tristezas, que suele prodigarnos el amor.

Pareciera pues, que consultar al porvenir, a través de las
diferentes “mancias”, es elemento ineludible de nuestro libreto
vivencial, incluyendo a los dizque “incrédulos”, que cada mañana
consultan los “merciocos”, o escuchan la radio, prestando
atención a los vaticinios que con mayor o menor seriedad
formulan “astrólogos” ciertos y de los otros. Pues, en el mundo
actual, nadie ignora su signo astrológico. Y quien diga “Si” verá
crecer su nariz al llegar la noche pinochera.

En mi modesto caso, nací en medio de una familia
poderosamente vinculada a la magia en todos sus aspectos,
sobre todo, su más ilustre representante mi abuelo, Herr
Bernhardt Brenner Climinch, que además de su ternura de viejo
bueno, se empeñó en enseñarme diversas teorías alquímicas,
cabalísticas, mágicas y adivinatorias, que yo iba aprendiendo al
mismo tiempo que descifraba el misterio del ABC, en el “cartón”
que se usaba en mis tiempos infantiles. Y bueno, por lo menos, a
leer y escribir, aprendí desde muy temprano. De lo demás, sólo

puede hablar, mi brillante hija “Agatha Lys” quien dotada por la
naturaleza, nació clarividente y desde niña “devoró los valiosos
libros de su bisabuelo y una que otra cosa que yo logré
enseñarle, mientras “otros familiares”, decían que “iba a volver
loca a la chica, con tales fantasías”.

Hoy, el tiempo ha transcurrido y gracias a su esfuerzo y a su
indetenible aprendizaje que con frecuencia la lleva en consulta a
la vieja biblioteca familiar, “Agatha Lys” es un referente
emblemático, no sólo en el Perú, sino en Latinoamérica, en
tanto sus frecuentes visitas a diversos países del mundo, le han
valido el lema: “Mundialmente Reconocida”, no sólo por sus
aciertos cosmobiológicos, sino por su incansable vocación de
estudio, que me hace decir con orgullo cada vez que
compartimos escenarios: “antes, yo era más famoso que ella,
pero ahora…ella, es, justificadamente, más famosa que yo”…-y
que Dios bendiga su trabajo, sus éxitos y su nobleza de buena
hija.

“AGATHA Y…”LA PERRICHOLI”

Resulta que entre los hallazgos que no cesan de sorprendernos,
emergiendo del “Baúl del Abuelo”,-cual conejo del sombrero de
Fu-Man-Chu-“Agatha Lys ha encontrado un secreto celosamente
guardado por siglos. Algo que hoy, confirma el prestigioso
escritor e historiador Alonso Cueto- a quien orezco mis
respetos.-
Doña Micaela Villegas, la legendaria actriz que a los 16 años,
enloqueciera de amor al valetudinario Virrey Amat de Junyent
(así se escribe su verdadero apellido), no era la inocente
jovencita que escaló socialmente como “preferida” del hombre
más poderoso del Perú colonial y habría de consagrarse como

insigne figura de la coquetería limeña, a tal punto que cuando un
comendador arzobispal, le habló al Papa de “una limeña que
había dado muestras de santidad”- refiriéndose a Rosa Isabel de
La Oliva- el Santo Padre, comentó:¿Santa? ¿Y limeña?…¡Bien
valdría una lluvia de rosas”..-Y relata el milagro, que en el acto,
una lluvia de rosas descendió sobre el Pontífice, en sacra
confirmación de nuestra Santa Rosa.

Pero “Miquita” es otra cosa. Y para no referirme a las violentas
discusiones con su poderoso amante, en el curso de las cuales, él
con su masticada lengua de viejo soldado, la llamaba-según
afirmaba Don Ricardo- “Perra Chola”, de lo cual devino el
apelativo “Perricholi!, que las chismosería limeña habría de
encargarse de inmortalizar, habría otras “perlas” para el
collarcillo.

Y como el tiránico espacio me va ganando, voy a soltarla así
nomás pidiendo disculpas por la histórica, urracal infidencia.

“LOS CUERNOS DEL REY”

Dejando los chismes a “Magaly”, voy a sintetizar, el hallazgo de
mi hechicera hijita y lo que resalta talentoso el escritor Cueto,
omitiendo lo que allá por 1,776 se decía del Virrey Amat, quien
antes de partir a España, culminada su gestión colonial, debió
afrontar “El Juicio de Residencia” que según sus enemigos debía
explicar sus voluminosos ingresos (oficiales, además de muertos
y heridos), que según las viejas envidiosas “se gastaba en la
mujerzuela esa…que hasta piel curtida tenía”.
-Bueno- cita mi admirado Don Alonso, el siguiente diálogo,
atribuido a “Miquita” y su hermana Josefa, a quien debía
respeto, pues cuando la sacaba de quicio, llegaba a “tironearla
de las mechas”, como se decía por entonces.

-Josefa: ¿Y bien? ¿Se lo dijiste ya?
– Micaela.-No pude.
-Josefa: ¿Pero…?
-Miquita.- “Me dijo que se va. Cree que será este año. Tenía que
pasar y sin embargo, no lo puedo creer…
-Josefa.- Bueno. Pero tú no te irás de aquí y…se lo tienes que
decir…
-Miquita.-Descuida. Se lo voy a decir y sé que será el fin. La
despedida, será aun peor…
– Pero de qué se trataba. Micaela, tenía entonces 28 años y
desde hacía uno, mantenía un romance secreto con un joven
actor llamado Martín de Armendariz. Y lo que es más grave,
estaba embarazada de él, en tanto su hermana Josefa pretendía,
“atribuir el embeleco” al viejo Virrey que ni se lo imaginaba.
En conclusión Don Manuel, se embarcó rumbo a España-donde
sufriría prisión- Miquita lo despidió entre besos y sollozos y aún
le hizo “adiós” con un pañuelo empapado en llanto- .El viejo
amante partió sin saber nada del hijo que por poco le atribuyen.

A su tiempo, nació Manuelito. Luego, creció entre burlas y
querellas y ya en su mocedad, y por consejo de su influyente tía
Josefa, ya en los estribos de la ancianidad, viajó a España, a fin de
litigar una supuesta herencia y los títulos nobiliarios de su
presunto padre el ex Virrey Amat.
Sin embargo, las doctas Cortes Reales-que nunca se chuparon el
dedo- sentenciaron que no habiendo “matrimonio consagrado”,
Manuelito, no era “más que un bastardo sin padre conocido”.

Y así volvió el joven avergonzado, en tanto su ambiciosa tía,
entregaba el alma a Dios, y su arrepentida madre se hacía beata
Muriendo “en gracia de Dios”….sin revelar el secreto que hoy os
entregamos, con perdón de la graciosa Micaela…Mal llamada “La
Perricholi”. Consulten su horóscopo con más frecuencia. Yo sé
por qué se los aconsejo.

Abrir chat
1
Hola soy Agatha Lys, deja tu mensaje que muy pronto estaremos en contacto contigo.